Un día absurdo



Hoy ha sido uno de esos días absurdos en que lo mejor hubiera sido desaparecer de la ciudad o bien simplemente no levantarse de la cama. Razones:

- Me he quedado dormida (las consecuencias del insomnio, ya se sabe) y, claro, sin tiempo para pensar qué ropa ponerme (error, hay que elegir por la noche) me he vestido en plan "tirada", sin pararme a pensar en las consecuencias.

- Me he tomado un café a medio camino (también hay que tener valor, sabiendo que llegaba tarde) y como estaba ar-di-en-do he llegado con retraso y he perdido el tren.

- Tenía una reunión a las 13 h pero antes he visitado el lavabo... Horror, al lavarme las manos ha salido un chorro de agua a presión y me he mojado los brazos y parte del cuerpo. Casaca de piel marrón hecha una mierda, sin tiempo de secarme (el secador de manos no tiene suficiente potencia) he aparecido con la chaqueta doblada del revés en plan "qué calor, no?"

- Sigamos. La reunión no era a las 13 h sino a las 11 h. No puede ser, no puede ser, déjame que mire la agenda, lo que está en la agenda va a misa, joder, la he cagado, apunté mal (maldita puntería)

- Excusas, disculpas varias. Nada que hacer. Me voy.

- Mando un SMS a una colega, quedando para cenar... Me equivoco y se lo envío a otra persona... Comprometedor... Encima el mensaje era en plan coña... Si es que no se puede ir tan acelerada en la vida... Decididamente, dejo de ser una tipa respetable y me convierto en una caricatura chunga de mí misma.

- Llego a casa y tengo trescientos mails y ninguno me interesa.

- Desconecto, escribo este post y lanzo el portátil por la ventana.

Un día cualquiera, ya ves.

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer