A las 7:35 de la mañana

Me he dado un empacho de mí misma y ahora me encuentro mal. Tengo dos opciones: curarme con un café calentito o terminarme de envenenar con un baileys con tónica. Pero no, te prometo que este fin de semana me portaré bien. Que me mostraré elegante y bien hablada, y que no diré más en público “joder”. Sí. Voy a descansar de mí misma y le voy a pagar unas vacaciones a mi alma. Para que se vaya una temporada lejos, para que deje de agobiarme, para que no vuelva a competir con mi sombra. Se odian mutuamente.



Imagina que cada día ves a una persona en el mismo lugar, a la misma hora. Y sientes deseos de hablarle, de oír su voz cerca de ti. De conocerla y saber de su vida. Imagina ahora que tú eres esa persona y, de repente, todo se vuelve especial y extraño un día cualquiera a las siete y treinta y cinco de la mañana…

Amigos/as, relájense un rato y déjense llevar por la ficción, ya me contarán qué tal ha ido la experiencia…

1 comentarios:

Gonzalo 1/3/05 01:44  

Acabo de ver el corto en cuestión, y me ha gustado. Pero ya es casualidad que mañana me toque madrugar... Un beso

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer