Uno más uno es dos

Tú cantabas sobre el escenario una patética canción de Tom Waits. Yo te miraba desde abajo, escondida entre los colegas que habían ido a llenar el local. Pero no me sirvió la estrategia y me cazaste con los ojos puestos en tu cuello. Tras el descanso me tocó el turno y comencé con una triste de Manu Chao. Te vi mirarme. Te estuve mirando todo el rato que duró la canción... Será por eso que se me olvidó la letra y repetí los mismos versos hasta la saciedad...

Y al acabar el concierto, afónica y cansada, te seguí hasta que dejamos atrás los malditos fantasmas...



Uno más uno es dos, dos dividido entre dos vuelve a ser uno

4 comentarios:

Lulamy Angouleme 18/1/05 20:14  

Pues a mi cada vez me gusta mas mi vida en singular.
De vez en cuando conjugarse, de vez en cuando multiplicarse (pero sabes que todo numero multiplicado por uno, sigue dando uno), de vez en cuando dividirse incluso, por qué no, sumarse.
Lo que nunca me hago es la prueba del nueve. Esa para saber si está bien la división. No sea que toque multiplicar y me a-co-jo-ne.
Muaksx, guapa!

Carol Blenk 19/1/05 01:22  

Una vida en singular, my dear Lulamy, bien llevada y diseñada a medida... eso puede ser estupendo... siempre y cuando esté bien construida, claro.

Beso para ti

Poledra 19/1/05 14:54  

Si, vuelve a ser uno, y lo bien que nos lo pasamos sumando, erstando, multiplicando y dividiendo?
Que nos quiten lo bailado (cantado en este caso)

Un abrazo!

Carol Blenk 19/1/05 15:32  

Sí señora, "que me quiten lo bailao" es una de mis máximas favoritas, me encanta esa filosofía de vida.

Sigamos haciendo operaciones matemáticas...

Besazo

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer