¿Dónde estabas hace cinco años?

Cuando el desafío a las leyes de la gravedad encuentra eco en alguien aquejado por la misma sed, la borrachera conjunta puede ser gloriosa, pero tiene mala resaca en general.

Irse de casa, Carmen Martín Gaite

Debo haber leído esta frase cientos de veces. Me gusta. Me fascina. La comprendo.

¿Dónde estabas hace cinco años? Estaba intentando construir una vida. Tratando de dejar a un lado asuntos de infidelidades, amantes, desconciertos y fugas a media noche. Se me había ido la mano con la mezcla de bella irrealidad/realidad cruel y llegué a creer que siendo un personaje secundario podría tener una oportunidad. Mi oportunidad.

Por suerte reaccioné. No lo hice a tiempo pero lo hice.

Levanté la cabeza. Me pinté los ojos y salí a la calle. Pasé meses y meses buscando piso. Una especie de iglú donde esconderme del verano. Del maldito verano.

Encontré lo que deseaba encontrar. Y me quedé muy callada. Más callada que nunca, porque me daba miedo hablar, moverme. Por si era un sueño, para que no se me desvaneciera en las manos.

¿Y Wendy creció? No creció. Pero dejó de ser como era para aprender a hablar con los ojos.


5 comentarios:

Gonzalo 2/12/04 13:15  

Vivo completamente al margen de los calendarios, no por voluntad, sino por mi incapacidad para organizar temporalmente las vivencias. Para más INRI, se supone que soy historiador, al menos de carrera, pero soy incapaz de manejar un calendario más amplio que la semana en la que vivo. Algo así como si todo fuera pasado, y estuviera organizado temáticamente, y no cronológicamente ¿Que dónde estaba hace cinco años? Pues ya en Bilbao, supongo. O quizás no.

Carol Blenk 3/12/04 01:00  

A mí también me pasa eso de ordenar o situar las cosas de manera temática en lugar de cronológica. Es curioso, cuando era estudiante (ahora sigo estudiando pero de otra manera) ubicaba las cosas según el curso académico: esto me pasó en COU, esto otro en primero de carrera, etc. Después, el ritmo de vida te cambia y tienes que crearte otros referentes para organizar las historias vividas.

Ah, Bilbao, qué ciudad más preciosa... El Casco Viejo, la Gran Vía, la Plaza Moyua, la zona del Guggenheim, (que por cierto, los alrededores los han arreglado muchísimo), me encanta esa ciudad.

Carol Blenk 3/12/04 01:02  
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Lulamy Angouleme 3/12/04 01:07  

¿Hace 5 años? Estaba en Madrid, decidiendo si me iba a Barcelona o me quedaba en Madrid.
Haciendo que estudiaba, saliendo demasiado y con una vida social admirable. Feliz.
Un año después, estaba hecha polvo e intentando renacer de mis cenizas. Unas cenizas crueles, que dolían.
Wendy creció, pero yo estaba mas como Alicia cayendo en el agujero, esperando a tocar fondo.
Besazo

Carol Blenk 3/12/04 23:01  

Espero que esas cenizas ya no te duelan (y si te duelen que sea sólo un poquito, lo mínimo) y que sigas teniendo/manteniendo esa vida social...

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer