Sin decir nada

Hoy no me apetecía nada hablar. Es curioso, soy capaz de hablar por los codos pero, al mismo tiempo, no me importa pasarme horas y horas en el más absoluto silencio. Si es que estoy sola, claro está.

Hoy, como decía, ha sido uno de esos días en que rezas para no encontrarte a ningún conocido en el tren, para que no suene el móvil, para no recibir ningún mail indeseable... Sí, redactar un e-mail también es una forma de hablar.

Os preguntaréis (eh, hay alguien al otro lado?) qué demonios hago ahora escribiendo este post... Ni yo misma lo sé. Bueno, sí lo sé. Deseaba compartir estas fotos que he encontrado por el hiperespacio, preciosas, sin duda.

Recomiendo echar un vistazo a alguna de las composiciones de Ramón Masats (no os perdáis la serie de fotos de boxeo, estupendas), un fotógrafo de la época de posguerra; y el trabajo de dos italianas: Ardizzoni y Pascalis, que tienen una serie de retratos en blanco y negro que a mí, personalmente, me gusta observar así, como ahora lo hago, sin decir nada. Dejo una muestra de regalo...





Y si os animáis, podéis pasar un buen rato descubriendo más fotos.

Yo, por esta noche, lo dejo aquí. Off.

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer