Autobiografía real

Escapé de las garras de Rick Astley y Bananarama, y cuando tuve que elegir entre Madonna y Cindy Lauper elegí a esta última. Hubo una época de mi vida en la que me rapé el pelo al uno y llevaba pantalones ajustados. En la década de los noventa fui toda una grunge (aún lo soy, en el fondo, en espíritu). Me enamoré de Kurt Kobain, uno de los hombres más guapos de la tierra. Nunca fui ecologista, más bien anarco/pacifista. Pero me desengañé de los movimientos sociales y ahora no me decanto por nada ni por nadie. Nunca salgo de casa sin anillos (siempre de plata), sin perfume ni sin el móvil. No me separo de mi agenda ni de mis hojas de papel repletas de anotaciones, recuerdos y tonterías varias que me ayudan a seguir adelante. Soy miope y me encanta salir a comer fuera. Estoy en contra del cánon que te obliga a pagar por préstamo en las bibliotecas. A veces me visto de negro y me pongo botas militares para camuflarme. Y salgo a bailar y a beber con mi sombra. Lloré con Eduardo Manostijeras y escuchando Creep de Radiohead, ya ves, lloro cuando no toca. No soporto los anuncios de Axe, los de los productos Pascual, los de Ferrero Rocher y Mon Cherie. Me hubiera gustado ser guionista de video clips pero me quedé en... Una vez me pasé nueve horas seguidas hablando en un bar, explicando una historia. Otra vez me presenté a un poeta -le eché un morro increíble- y me dedicó un poema en un recital. No he plantado un árbol ni he tenido un hijo. Después de pasar varios años deambulando como una peonza, me topé con alguien que me salvó el alma. Comencé a creer que, a veces, existen las casualidades. Y ahí seguimos. Haciéndonos reír y temblando.

Hay una canción que nunca falla si quieres verme bailar aunque no tenga ganas: YMCA (guaiemsiei). Me hace olvidar las penas y hasta mi nombre...



Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer